201601.31
0
50

La ÉTICA en el Perito Calígrafo

A menudo vemos por nuestra parte como profesionales demasiados Informe Periciales de otros Peritos Calígrafos, ya sea en asesoramiento a Letrados o miembros de la judicatura o a la hora de realizar una Contra-Pericial (Informe de Valoración técnica de otro Informe).
En estos años hemos visto todo tipo de modelos y sistemas que utilizan otros peritos, y la verdad, es muy lamentable ver que el ejemplo que tienen los Abogados, los Jueces y la sociedad sea la que se está propagando.
No solo en lo lamentable de algunos, para el caso de ser simplemente una plantilla en todo su informe, cambiando algunas significaciones, pero plantillas al fin de al cabo, sino que no hablo de premisas, ni de la explicación de los sistemas y metodologías aplicadas, haciendo una breve descripción de la utilidad o de su proceso, sino del conjunto entero del informe pericial.
Es decir, sea el objeto que sea; una identificación de autoría, la atribución de una firma o un manuscrito, o incluso, en los casos más graves, hasta de un abuso de firma en blanco… el contenido de la pocos folios es el mismo, cambiando el asunto y poco mas, y hasta se les pasa por alto muchas veces lo que han puesto del anterior «caso», y al leerlo no se encuentra un documento o una referencia que se indica, ya que, evidentemente, era del anterior. Un peligro en potencia.
Hasta hemos visto «peritos» que a ojo desnudo son capaces de hacer un juicio de valor más allá de este concepto, y acusan directamente a que el documento no se firmó en la fecha que se indica porque la tinta está «envejecida» o que es una abuso de firma en blanco porque son dos grosores distintos en una signatura o en otra. Los hay para todos los gustos.
Es decir, que sin probar ni si quiera el objeto encomendado, ya que algunos informes no contienen ni una imagen de la metodología que se ha realizado y el porqué, tan solo una mala reproducción de la firma/s (a menudo de una ampliación de una fotocopiadora), son capaces por «arte y capacidad divina» de dictaminar, recalco sin probar nada y a ojo desnudo (sin aparatos, ni si quiera una triste imagen microscópica estereoscópica-que menos-) de datar y concluir barbaridades.
Nuestro trabajo no sólo es importante, sino que es probatorio, y así hay que realizarlo, tanto para el experto como para el neófito, y por ello somos «auxiliares de la justicia», para esta función como expertos, aunque haya demasiados «aprovechadores del desconocimiento»… una lacra a eliminar de esta profesión.
Señores compañeros, señores Letrados y todo aquel que piense iniciarse en esta disciplina… SOMOS CRIMINALISTAS y cada cosa, aspecto, metodología y sistemas hay que probarlo, demostrarlo y dejarlo más que evidente con las pruebas que disponemos, de los medios y aparatos que tenemos a nuestro alcance.
HAY QUE SER ÉTICOS… en nuestra mano tenemos en juego los bienes materiales y la libertad de las personas que intervienen en el procedimiento para el cual nos han requerido una prueba grafística o documentoscópica.
Eso de «según mi leal saber y entender» que aún veo del siglo XIX es muy lamentable. ¿Qué ocurre si lo que sabe usted es de hace 20 años y lo que usted entiende es por ese curso de hace años que hizo por correspondencia?
Hay que ser SERIO Y ÉTICO, ser responsable y sobre todas las cosas, un profesional. Si no lo es o no está preparado, no ejerza, no lo haga, solo consigue ensuciar a los peritos profesionales y a una profesión de la cual se deriva en una prueba que puede terminar por quitarle la vivienda a una persona, o bien, privarlo de libertad y meterlo en la cárcel. Eso por parte de las partes.
Por la parte de la profesión y de los que ejercen, formados cada día y en continuo avance, adquiriendo aparatos, tecnología específica, entre otras muchas, pagado de su propio bolsillo, que vean que el ejemplo que se da sean las «cochambres» que se ven de estos «peritos oportunistas»… roza la repugnancia, al menos por nuestro equipo.
Los adscritos a justicia gratuita y que les abonan las concesionarias de estos servicios periciales, alegan que para unos «ciento y pico euros que les pagan» no van a hacer más de lo que hacen. En mi opinión, solo «cochambres».
No he visto ni un informe de este tipo que fuese correcta su conclusión, mucho menos probatoria en nada, sin hablar del conjunto… más que repudiable. Y aseguro que hemos hecho infinidad de Contra-Informes de ellos.
En el último año, evitando dos penas de prisión de tres años y otra de siete. No porque nos paguen para determinar lo contario que determina el Informe Pericial al que le hacemos la valoración, sino que tras los análisis y metodologías aplicadas (visuales en cada parte y con todo tipo de imágenes probatorias paso a paso), entre otros muchos aspectos, la conclusión nos la da esto precisamente, no nosotros como personas.
Y por otra parte, no menos importante, aquello que he escuchado demasiadas ocasiones… «bueno, yo me pongo a hacer periciales que he hecho un curso en una Asociación y ya, cuando me vaya bien, ya iré comprando microscopio, aparatos y demás».
Yo no he visto a ningún médico que para serlo haya hecho un «cursito» y opere sin un quirófano adecuado. Ahí lo dejo !!!
No por ello menos importante, los y las estrellas. Si, si, de las estrellas de esta profesión, de los que están más subidos en su mundo y su ego que en hacer un trabajo adecuado. Más bien, enfocados a ser los «guías» de un mal rebaño, al cual confunden y contagian.
Señores y señoras, seamos serios, actúen con profesionalidad y ÉTICA, que un informe pericial y una prueba criminalística ni es «un extra» ni es un «dinerito» que nos viene. Juegan con las personas, sus vidas y sus bienes.
Por favor, si usted no está preparado y no es profesional, ni tiene los medios adecuados para serlo, no ejerza, no lo haga. NOS PERJUDICA A TODOS

Deja tu respuesta

Tu dirección de email no se publicará. Los campos obligatorios están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.